NATURALEZA DE SANTA EULALIA

La vegetación de Santa Eulalia lo hace único.

AMANECER EN SANTA EULALIA

El amanecer atipico de Santa Eulalia, frio y hermoso.

ATARDECER EN SANTA EULALIA

Cuando se oculta el sol, en el cero de Jolom Witz'

NUESTRA RADIO

Vista panoramica de los estudios de Radio Santa Eulalia

PADRE FREDY MÉNDEZ

Padre Fredy Méndez.

Exclusivo para USA

Exclusivo para USA

jueves, 17 de septiembre de 2020

Reza con los cristianos de todo el mundo la oración "Tiempo de la Creación"

 En el marco del Jubileo de la Tierra, establecido desde el 1 de septiembre hasta el 4 de octubre, la familia cristiana mundial se junta para rezar, uniendo a los 2.200 millones de cristianos de todo mundo en torno a un propósito común: "mostrar al mundo el amor auténtico de los unos a los otros y a la creación". Compartimos la oración "Tiempo de la Creación" difundida por la página Web oficial de este tiempo jubilar, "Season of Creation".

Ciudad del Vaticano

El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. Durante el Tiempo de la Creación, nos unimos a nuestras hermanas y hermanos de la familia ecuménica en oración y acción por nuestra casa común.

Este año, en medio de las crisis que han sacudido nuestro mundo a causa de la pandemia del coronavirus, nos hemos despertado en la urgente necesidad de sanar nuestras relaciones con la creación y entre nosotros, como humanidad. De ahí la importancia de dejarnos interpelar por las palabras del Papa Francisco invitando a una "conversión ecológica", aprovechando de manera especial este Jubileo de la Tierra, establecido desde el 1 de septiembre con la «Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación», hasta el próximo 4 de octubre, fiesta de san Francisco de Asís, patrono de la Ecología.

Cristianos de todo el mundo se unen para rezar

En este contexto, la familia cristiana mundial se junta para rezar, uniendo a los 2.200 millones de cristianos de todo mundo en torno a un propósito común: "mostrar al mundo el amor auténtico de los unos a los otros y a la creación".

Hablamos de un tiempo de restauración y esperanza, un jubileo para nuestra Tierra, que requiere formas verdaderamente nuevas de vivir con la creación. A continuación, compartimos la oración difundida por la página web oficial de Tiempo de la Creación (Season of Creation), elaborada para dar a conocer las iniciativas que se están llevando a cabo para sumarse a la celebración del Jubileo de la Tierra.

Oración Creador de Vida

Por Tu palabra, la Tierra produjo plantas que dieron semillas y árboles de todo tipo que dieron frutos. Los ríos, las montañas, los minerales, los mares y los bosques sostuvieron la vida.

Los ojos de todos te miraban para satisfacer las necesidades de cada ser vivo. Y a lo largo del tiempo la Tierra ha sostenido la vida. Con los ciclos planetarios de días y estaciones, renovación y crecimiento, abriste tu mano para dar a las criaturas el alimento en el momento adecuado. 

En tu Sabiduría, concediste un Sabbath: un tiempo bendito para descansar en gratitud por todo lo que has dado: un tiempo para liberarnos del consumo desenfrenado: un tiempo para permitir que la tierra y todas las criaturas descansen dela carga de la producción.

Pero en estos días nuestra vida está llevando al planeta más alá de sus límites. Nuestras demandas de crecimiento, y nuestro interminable ciclo de producción y consumo están agotando nuestro mundo. Los bosques se agotan, la tierra se seca, los campos fallan, los desiertos avanzan, los mares se acidifican, las tormentas se intensifican. No hemos permitido a la Tierra guardar su Sabbath y la Tierra está luchando por renovarse.

Durante este Tiempo de la Creación, te pedimos que nos concedas el valor de celebrar un Sabbath para nuestro planeta. Fortalécenos con la fe para confiar en tu providencia. Inspira nuestra creatividad para compartir lo que se nos ha dado. Enséñanos a estar satisfechos con lo necesario. Y mientras proclamamos un Jubileo para la Tierra. Envía tu Espíritu Santo para renovar la faz de la creación.

En el nombre de Aquel que vino a proclamarla buena nueva a toda la creación, Jesucristo.

Amén.

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Una encíclica para todos los hermanos y hermanas

En algunos países se ha debatido sobre el título del nuevo documento papal y la forma de traducirlo en un sentido inclusivo. Pero una encíclica es en sí misma un mensaje universal y Francisco quiere hablar verdaderamente al corazón de cada persona. El texto se publicará el 4 de octubre, según informó hoy la Oficina de Prensa del Vaticano.


ANDREA TORNIELLI

"Hermanos todos" es el título que el Papa ha establecido para su nueva encíclica dedicada, como leemos en el subtítulo, a la "fraternidad" y a la "amistad social". 

El título original en italiano permanecerá como tal -y por lo tanto no será traducido- en todos los idiomas en los que el documento será distribuido. Como es bien sabido, las primeras palabras de la nueva "carta circular" (este es el significado de la palabra "encíclica") están inspiradas en el gran Santo de Asís cuyo nombre eligió el Papa Francisco.

A la espera de conocer el contenido de este mensaje, que el Sucesor de Pedro pretende dirigir a toda la humanidad y que firmará el próximo 3 de octubre sobre la tumba del santo, en los últimos días hemos asistido a discusiones sobre el único dato disponible, a saber, el título y su significado. Como es una cita de San Francisco (que se encuentra en las Admoniciones, 6, 1: FF 155), el Papa obviamente no la ha cambiado. Pero sería absurdo pensar que el título, en su formulación, contiene alguna intención de excluir de los destinatarios a más de la mitad de los seres humanos, a saber, las mujeres.

Por el contrario, Francisco eligió las palabras del santo de Asís para inaugurar una reflexión que le interesa mucho sobre la fraternidad y la amistad social y, por lo tanto, tiene la intención de dirigirse a todas sus hermanas y hermanos, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que pueblan la tierra. A todos, de una manera inclusiva y nunca exclusiva. Vivimos en una época marcada por la guerra, la pobreza, la migración, el cambio climático, la crisis económica, la pandemia: reconocernos a nosotros mismos como hermanos y hermanas, reconocer en quiénes nos encontramos un hermano y una hermana; y para los cristianos, reconocer en el otro quién sufre el rostro de Jesús; es una forma de reafirmar la irreductible dignidad de todo ser humano creado a imagen de Dios. Y es también una manera de recordarnos que de las dificultades actuales nunca podremos salir solos, uno contra otro, Norte contra Sur, rico contra pobre. O separados por cualquier otra diferencia de exclusión.

El pasado 27 de marzo, en medio de la pandemia, el Obispo de Roma rezó por la salvación de todos en una vacía plaza de San Pedro, bajo una lluvia torrencial, acompañado sólo por la mirada dolorosa del Crucifijo de San Marcelo y la mirada amorosa de Maria Salus Populi Romani. "Con la tormenta -dijo Francesco- se ha caído el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros 'egos' siempre preocupados por nuestra propia imagen, y se ha descubierto, una vez más, esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos escapar: la pertenencia como hermanos". El tema central de la carta papal es esta "bendita pertenencia común" que nos hace hermanos y hermanas.

La fraternidad y la amistad social, los temas indicados en el subtítulo, indican lo que une a hombres y mujeres, un afecto que se establece entre personas que no son parientes de sangre y que se expresa a través de actos de benevolencia, con formas de ayuda y acciones generosas en tiempos de necesidad. Un afecto desinteresado hacia otros seres humanos, sin importar la diferencia y la pertenencia. Por esta razón no hay posibles malentendidos o lecturas parciales del mensaje universal e inclusivo de las palabras "Hermanos todos".

domingo, 13 de septiembre de 2020

Obispos piden construir un mejor país sin corrupción e injusticia

Por Jessica Gramajo

Obispos católicos, pidieron, a través de la Conferencia Episcopal de Guatemala (CEG), un impulso para construir un mejor país sin el "cáncer" de la injusticia y la corrupción.

El pronunciamiento lo hicieron a través de un comunicado firmado por el Arzobispo Metropolitano y presidente de la CEG, Gonzalo de Villa y Vásquez, y por el Obispo de San Francisco de Asís de Jutiapa, Antonio Calderón Cruz.

El documento fue emitido para conmemorar el 199 aniversario de la Independencia y en él aseguran: "Debemos reconocer, con toda honestidad y veracidad, que el ideal de la libertad, planteado con tanta energía por la élite criolla y anhelado ya entonces por las mayorías centroamericanas, no ha dado los frutos que hoy hubiésemos querido", porque no se ha cumplido "el respeto a la dignidad y derechos de todos los guatemaltecos, a su diversidad cultural y religiosa, a la vivencia de una verdadera democracia que favorezca y promueva el bien común".

Pero en su lugar se observa "una situación crónica de pobreza y miseria de millones de guatemaltecos, falta de acceso a los servicios básicos de salud, de vivienda digna, de trabajo, de salarios justos, de una educación formal de calidad, la desatención al campesino, el debilitamiento y descrédito de la institucionalidad representada por el Gobierno, violencia y corrupción", señala el comunicado.

“Nuestra libertad continúa siendo una tarea inacabada. No debemos olvidar que la libertad se construye bajo la dirección de la ley moral, con la práctica de los principios éticos y en el respeto del derecho natural inscrito en la naturaleza humana... Si queremos celebrar con dignidad nuestra libertad no podemos pasar de largo frente a nuestros hermanos que ya estaban en la cuneta de la vida o han sido echados allí por esta crisis reciente”, afirman los obispos.

El Covid-19 y la corrupción

En su comunicado, los Obispos citaron al Papa Francisco, quien el 19 de agosto indicó: “La pandemia ha dejado al descubierto la difícil situación de los pobres y la gran desigualdad que reina en el mundo…., hay necesidad de curar otro gran virus: el de la injusticia social, la marginación y la falta de oportunidades para los más débiles".

Además, indicaron que si bien la pandemia ha creado un dinamismo que fortalece iniciativas comunes en favor de los necesitados, también ha sido aprovechado para "realizar acciones insolidarias, fruto de la corrupción que como cáncer se hace presente en todo el país... dejando a gran parte de la población sin aliviar sus necesidades básicas".

Clic para leer el documento

martes, 1 de septiembre de 2020

Hoy inicia la Sexta Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación

 POR ACI PRENSA 

Cada 1 de septiembre se celebra la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, establecida así por el Papa Francisco en el 2015, en consonancia con el tema tratado en su encíclica Laudato Si’ sobre el cuidado de la casa común.

En un mensaje pronunciado al finalizar el rezo del Ángelus el domingo 30 de agosto de 2020 en el Vaticano, el Papa recordó que la jornada por el cuidado de la Creación iniciará este 1 de septiembre.

“Desde ese día, hasta el 4 de octubre, celebraremos con nuestros hermanos cristianos de diferentes Iglesias y tradiciones el ‘Jubileo de la Tierra’ para recordar la institución, hace 50 años, de la Jornada de la Tierra”, señaló el Papa.

Con ese motivo, el Santo Padre agradeció “las diferentes iniciativas promovidas en todos los lugares del mundo y, entre ellas, el concierto que tendrá lugar hoy en la catedral de Port-Louis, capital de Mauricio, donde, por desgracia, se ha producido recientemente un desastre ambiental”.

Asimismo, el lunes 31 de agosto, el Vaticano publicó el video con la intención de oración del Papa Francisco para el mes de septiembre en el que pide rezar para que “los bienes del planeta no sean saqueados, sino que se compartan de manera justa y respetuosa”.

El Pontífice dijo que “hoy” y “no mañana”, los seres humanos “tenemos que cuidar la Creación con responsabilidad”. “Recemos para que los bienes del planeta no sean saqueados, sino que se compartan de manera justa y respetuosa”, pidió.

El “Tiempo de la Creación” se celebrará a partir del 1 de septiembre y concluirá el 4 de octubre de 2020, memoria litúrgica de San Francisco de Asís.

En una carta enviada en el 2015 a los Presidentes del Pontificio Consejo Justicia y Paz y del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, el Sumo Pontífice destacó que “como cristianos, queremos ofrecer nuestra contribución para superar la crisis ecológica que está viviendo la humanidad”.

El Santo Padre afirmó en esa ocasión que esta Jornada “ofrecerá a cada creyente y a las comunidades una valiosa oportunidad de renovar la adhesión personal a la propia vocación de custodios de la creación, elevando a Dios una acción de gracias por la maravillosa obra que Él ha confiado a nuestro cuidado, invocando su ayuda para la protección de la creación y su misericordia por los pecados cometidos contra el mundo en el que vivimos”.

El Papa ha pedido que las distintas conferencias episcopales en el mundo celebren esta Jornada con diversas iniciativas en las que se involucren sacerdotes, religiosos y laicos.

Asimismo animó a que esta ocasión sea también un motivo para estrechar los lazos ecuménicos con otros creyentes en Cristo. Aquí cabe resaltar que esta actividad ya se venía celebrando en la Iglesia Ortodoxa desde hace mucho tiempo.

El Papa Francisco en su encíclica Laudato Si’ propuso dos oraciones por la creación y que puede encontrarse AQUÍ.

miércoles, 12 de agosto de 2020

5 claves para entender el dogma de la Asunción de la Virgen María

 POR ACI PRENSA 

Cada 15 de agosto celebramos el dogma de la Asunción de la Virgen María a los cielos, por ello ACI Prensa presenta cinco claves que ayudarán a entender mejor esta verdad sobre la fe católica.


1. Se debe conocer lo que significa un dogma

Un dogma es una verdad de fe absoluta, definitiva, infalible, irrevocable e incuestionable revelada por Dios a través de la Biblia o la Sagrada Tradición. Luego de ser proclamado no se puede derogar o negar, ni por el Papa ni por decisión conciliar.

Para que una verdad se torne en dogma, es necesaria que sea propuesta de manera directa por la Iglesia Católica a los fieles como parte de su fe y de su doctrina, a través de una definición solemne e infalible por el Supremo Magisterio de la Iglesia.

2. “Asunción” no significa lo mismo que “Ascensión”

Según la tradición y teología de la Iglesia Católica, la Asunción es la celebración de cuando el cuerpo y alma de la Virgen María fueron glorificados y llevados al Cielo al término de su vida terrena. No debe ser confundido con la Ascensión, la cual se refiere a Jesucristo.

Se dice que la resurrección de los cuerpos se dará al final de los tiempos, pero en el caso de la Virgen María este hecho fue anticipado por un singular privilegio.

Este dogma también es celebrado por la Iglesia ortodoxa.

3. El dogma se proclamó hace 170 años por Pío XII

Desde 1849 empezaron a llegar a la Santa Sede diversas peticiones para que la Asunción de la Virgen sea declarada dogma de fe. Fue el Papa Pío XII que, el 1 de noviembre de 1950, publica la Constitución Apostólica Munificentissimus Deus que proclama el dogma con estas palabras:

“Después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para aumentar la gloria de la misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado, que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, terminado el curso de su vida terrena fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial”.

4. La Asunción de María es anticipación de nuestra propia resurrección

Esta fiesta tiene un doble objetivo: La feliz partida de María de esta vida y la Asunción de su cuerpo al cielo. La respuesta a por qué es importante para los católicos, la encontramos en el Catecismo de la Iglesia Católica, que dice en el numeral 966: “La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos”.

La importancia que tiene para todos nosotros la Asunción de la Virgen se da en la relación que ésta tiene entre la Resurrección de Jesucristo y nuestra resurrección. El que María se halle en cuerpo y alma ya glorificada en el Cielo, es la anticipación de nuestra propia resurrección, dado que ella es un ser humano como nosotros.

5. La Virgen no experimentó corrupción en el cuerpo al final de su vida terrena

La Escritura no da detalles sobre los últimos años de María sobre la tierra desde Pentecostés hasta la Asunción, solo sabemos que la Virgen fue confiada por Jesús a San Juan. Al declarar el dogma de la Asunción de María, Pío XII no quiso dirimir si la Virgen murió y resucitó enseguida, o si marchó directamente al cielo. Muchos teólogos piensan que la Virgen murió para asemejarse más a Jesús, pero otros sostienen que ocurrió el “Tránsito de María” o Dormición, que se celebra en Oriente desde los primeros siglos.

En lo que ambas posiciones coinciden es que la Virgen María, por un privilegio especial de Dios, no experimentó la corrupción del su cuerpo y fue asunta al cielo, donde reina viva y gloriosa, junto a Jesús.

lunes, 10 de agosto de 2020

Tewilal kotxutx Malín MCM La Virgen del Rosario

 Presentamos una inspiración del ministerio de canto y música  La Virgen del Rosario con un ritmo diferente, cantan Tewilal kotxutx Malín (Intercesión de María) con esta inspiración participan en el concurso de cantos realizado en la Parroquia en el año 2019. 

Puede escuchar este canto solicitándolo desde cabina central de Radio Santa Eulalia.

tel. 77765-9845

       4870-5983 

lunes, 3 de agosto de 2020

Obispos de Guatemala en defensa de la vida y la dignidad humana

Declaración del Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal de Guatemala, frente a señalamientos al Procurador de los Derechos Humanos en temas morales relativos a aborto y presuntos matrimonios civiles entre personas del mismo sexo.