Exclusivo para USA

Exclusivo para USA

viernes, 12 de julio de 2019

Hoy es la fiesta de Santa Verónica

Fiesta: 12 de julio

Santa Verónica

Su nombre podría proceder del latín significando "verdadero ícono" o, según el parecer del profesor Miguel Angel García Olmo, puede ser una variante del antiguo nombre femenino Berenice (Bereníke), la versión macedonia del griego Phereníke, o sea,"la que lleva la victoria". El caso es que a esta santa mujer, ambos le pegan magistralmente.

Modelo de misericordia
Santa Verónica es recordada por su gesto compasivo hacia Jesús en Su camino al Calvario. Unos le agredían, otros permanecían indiferentes ante tanta crueldad. Ella se le acercó y le enjugó el rostro con su velo. Aquel divino rostro, cruelmente golpeado, ensangrentado y sudoroso suscitó en el corazón de Santa Verónica la misericordia. La fuente de Misericordia recibe de ella en aquel momento un amor que casi todos le negaron. 

Aunque poco sabemos de la vida de Verónica y su acto de amor no aparece en las Sagradas Escrituras, la tradición lo ha recogido como un acto ejemplar que recordamos en la sexta estación del Via Crucis. Dante lo evoca en el canto XXXI del Paraíso.

Santa Verónica es mujer de gran valentía, ya que su acto de amor le podría haber causado una peligrosa reacción por parte de los romanos o de las turbas. Es mujer de gran compasión, ya que venció todo miedo y decidió amar en medio de una multitud movida por odio o la indiferencia.
Santa Verónica, ruega por nosotros. Que sepamos consolar a Cristo en el Via Crucis de hoy.   
ORACIÓN
O gloriosa santa Verónica, que encontrándote con Jesús, conociste  su ejemplar e inmaculada vida, su pasión y su muerte, y que en el cielo incluso ahora conoces su gloria.

Intercede para que pueda participar de las gracias de su Divina Misericordia. Tú que como premio de tus virtudes obtuviste  el milagro del  rostro de Cristo.

Te pedimos para que Jesús esté impreso en nuestros corazones y podamos ver los milagros que a cada instante nos regala en nuestras vidas, obremos según sus deseos, perseverando en las obras de su santa Palabra, y por los méritos de la pasión de nuestro Señor Jesucristo podamos obtener un día el gozo del cielo.

Danos, Señor, la inquietud del corazón que busca tu rostro.
Protégenos de la oscuridad del corazón que ve solamente la superficie de las cosas. Danos la sencillez y la pureza que nos permiten ver tu presencia en el mundo.

Cuando no seamos capaces de cumplir grandes cosas, danos la fuerza de una bondad humilde. Graba tu rostro en nuestros corazones, para que así podamos encontrarte y mostrar al mundo tu imagen.
Amén. 

0 comentarios:

Publicar un comentario