Exclusivo para USA

Exclusivo para USA

lunes, 3 de agosto de 2020

Obispos de Guatemala en defensa de la vida y la dignidad humana

Declaración del Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal de Guatemala, frente a señalamientos al Procurador de los Derechos Humanos en temas morales relativos a aborto y presuntos matrimonios civiles entre personas del mismo sexo.

Conferencia Episcopal de Guatemala

Isabella Piro – Vatican News Service

Hay aire de tensión en Guatemala, donde el Procurador General de los Derechos Humanos, Jordán Rodas Andrade, ha sido recientemente cuestionado por algunos miembros de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso de la República. En el centro del debate se encuentra el uso por parte de Rosas Andrade de la bandera que simboliza el movimiento Lgbt en las redes sociales oficiales de la Fiscalía y la promoción, de su parte, de la legalización del aborto en el país. Por este motivo, el Consejo Permanente de la Conferencia Episcopal (Ceg) emitió una nota reafirmando que "la posición de la Iglesia católica es clara y firme en la defensa de la vida humana desde su concepción hasta la muerte natural" y en el reconocimiento del hecho de que " Dios creó al ser humano, varón y mujer", de lo cual se derivan "normas claras sobre el significado de la palabra 'matrimonio' y sobre quienes pueden contraerlo".

No se trata de una posición puramente católica, subrayan los obispos, sino que se basa en "ciencias como la genética, la embriología y la biología que permiten mostrar la identidad humana del embrión desde las primeras etapas de su existencia y anclan la diferenciación sexual en la constitución genética de todas las células del cuerpo humano". Por esta razón, la CEG deplora y expresa su “absoluto desacuerdo y rechazo a declaraciones y propuestas de políticas dadas por el Procurador de Derechos Humanos en dirección muy contraria a lo que establece la Iglesia y el Derecho Natural”.

La posición firme de la Iglesia

"La posición de la Iglesia - reitera la nota - es firme en la defensa de la vida humana y también de la dignidad humana". Al mismo tiempo, los obispos guatemaltecos expresan su reconocimiento por lo que Rodas Andrade ha hecho "en defensa de los migrantes, de las mujeres sometidas a maltrato, en la protección de la infancia trabajadora y, en general, en la denuncia de la corrupción". En esta perspectiva, los prelados esperan que "el señor Procurador tome en cuenta nuestra posición” y que “los juegos políticos que diversos sectores practican no afecten las partes muy loables del trabajo, ya mencionado, que ha realizado”.

Una recomendación final la CEG la dirige a "las diversas organizaciones de Iglesia que militan a favor de la vida, a no dejarse manipular en la vida pública del país por grupos políticos cuyo interés en la defensa de la vida puede esconder intereses espurios y muchas veces abiertamente inmorales".


0 comentarios:

Publicar un comentario